El camino a la ruina o como convertirte en un escritor (¿de éxito?), y no morir en el intento (1).

El camino a la ruina o como convertirte en un escritor (¿de éxito?), y no morir en el intento (1).

Por lo que puedes leer, sigo caminando por la peligrosa senda para intentar convertirme en un escritor. Ya sé que mucha gente pensará que estoy loco solo por intentarlo, pero si tu esta decidido/a a hacer lo mismo, voy a darte una lista de cosas que te pueden ser muy útiles para lograr tú objetivo:

 

  • Imaginación para crear algo. Puedes tener un blog, página web, cuentas abiertos en todas las redes sociales habidas y por haber. Una legión de seguidores que están contando los segundos hasta que publiques algo, pero si no puedes crear una obra decente, la cosa va a estar complicada. Al fin y al cabo, el público leerá tu trabajo si les gusta y les llama. En el otro lado del espectro está los buitres que contrata a escritores fantasma para que le proporciones libros con los que inundar el mercado y sacar una ganancias mínimas por ellos. Está claro que por lo que les pagan a sus escritores, el trabajo no va a ser de mucha calidad, pero es la ley de los números. El otro día leyendo un blog de uno de estos individuos (el típico ¨hazte rico publicando en Amazon en 10 días¨), decía que él escribía bajo un pseudónimo más de 10 libros al mes. ¡Hay que tener morro!. Por suerte alguien le explicó muy claramente la diferencia entre escribir tu propios libros y encargarlos a mercenarios de la pluma.

 

  • Paciencia. ¨Es una carretera muy larga hacia el éxito cuando quieres tocar Rock and Roll¨, es lo que cantaba el bueno de Bon Scott, el primer cantante de ACDC. Si has decidido seguir esta manera de vida (o trabajo, a lo mejor estás aún más loco que yo) tendrás que armarte de paciencia. Recoger los frutos de tu trabajo puede ser una tarea que te puede llevar meses o años. Debes planear tu estrategia cuidadosamente para que de los resultados que tú buscas en el medio y largo plazo. Me temo que a corto solo hay trabajo, trabajo y más trabajo.

 

  • Dinero. Si, dinero. Si pensabas que con la vida bohemia y romántica del escritor ibas a ganar dinero, me temo que estas equivocado/a. Me imagino que como todos los negocios, el ser escritor también requiere de una cierta inversión. Inicialmente será tu tiempo, pero cuando quieras publicar tu libro (a no ser que lo haga una editorial), tendrás que crear una web/blog para promocionarlo. Correcciones, diseño de portada, promociones…Suma y sigue. Ya explicaré todo el tema con más detalle en otro artículo.

 

  • Tiempo. Elaborando en el punto anterior, este es un trabajo/hobby/ lo que tú quieras, que consume una cantidad de tiempo enorme. Casi te diría que en  lo que menos se tarda es en escribir tú obra. La promoción por otro lado…

 

 

typewriter-blog- book
Elementos básicos del escritor/a. Café o infusiones opcional.

 

Bueno, si todavía no te has colgado de la lámpara después de leer mis comentarios anteriores, que animarían a cualquiera a comenzar una ilustre carrera como escritor, es buena señal. Y te aseguro que tampoco estoy intentando  deshacerme de la competencia. ¡Dios me libre!

En fin, la cosa es que después de leer mi sabios consejos sigues decidido/a a crear un maravilloso manuscrito que te llevará a los altares de la literatura contemporánea. Tras semanas, meses o años escribiendo como loco/a (cada uno va a su ritmo), por fin llega el feliz día de dar a luz a tu pequeñín. 400 páginas de amor y esfuerzo. De peleas con tu pareja. De aislamiento monástico. De total reclusión.

¡Qué felicidad cuando ves tu libro impreso en papel y oliendo a tinta fresca de la imprenta de la esquina!. Eso si, solo uno porque cuesta una pasta imprimirlo. Ahora llega el momento de buscar a lo que se llaman lectores cero, que corregirán y te darán su ¨honesta¨ opinión sobre el mismo. El problema es que para contener los costes crecientes de tu proyecto, estos lectores suelen ser familiares y amigos, que después pasan a ser familiares distantes y ex-amigos. Claro que siempre lo puedes mandar a una de esas sociedades de lectores que por una módica cantidad lo leerán y escribirán una reseña sobre tu manuscrito.

Con un poco de suerte estos lectores ¨voluntarios¨ te indicarán la dirección correcta que debe tomar tu obra, y que esperemos no sea la de la papelera.

 

Esperemos que tu obra no acabe aqui.

 

 

Una vez pasado el listón de nuestro críticos, y con una palmadita en la espalda nos dirigiremos a la siguiente casilla, como si esto se tratase del juego de la oca. Llega el gran momento de decidirse a publicar. Porque, seamos sinceros, no podemos dejar que el bestseller que hemos escrito no llegue gasta el gran público. Eso sería un crimen literario.

 

Después de mucho mirar por la jungla de internet, descubrí que tienes tres opciones para publicar tu trabajo, que ya comenté en mi anterior artículo sobre bloguear:

 

  1. El método tradicional. Vamos, como la cocina de la abuela. Coges tu libro se lo mandas a unas cuanta editoriales que has visto con anterioridad que se ajustan al perfil de tu libro. Después te acercas a alguna tienda de mobiliario que este cerca de tu casa y te compras una silla, que sea cómoda si es posible, y te sientas a esperar a que te respondan. Entre la mitología digital leí que la editoriales trabajan así. Les llegan los libros. La persona encargada de leerlos (no se si será un robot, ya que los tiempos avanzan que no veas) lee la primera frase. Si le gusta lee el primer capítulo. Y así va la cosa. Pero ya te digo, no sé si será verdad o leyenda literaria. Sea como sea, asegúrate de que la primera línea de tu libro sea la rehostia.
  2. El callejón sin salida. Puedes ponerte en contacto con una de las múltiples empresas que pululan por internet y que por un pequeño estipendio publicarán y distribuirán tu libro. Está claro que la tirada del mismo y el esfuerzo que pondrán en la distribución (que no promoción) del mismo dependerá en gran medida (de hecho, en toda la medida) en cuanto les pagues. La zanahoria al final de la cuerda suele ser algún concurso literario en el que tu obra participará, con el consiguiente renombre literario que obtendrá si gana. Personalmente no creo que sea la mejor opción, a no ser que te sobre el dinero.
  3. El método de moda. Si todavía no lo sabes, todo hijo de vecino puede publicar lo que sea a través de Amazon con su sistema KDP (Kindle Direct Publishing, o traducido, tú lo escribes, tú lo publicas, tú lo promocionas, yo me quedo con parte de tus beneficios).

 

 

El amigo de los escritores y el anticristo de las librerías tradicionales.

 

 

Este es el método que usan los buitres que mencionaba anteriormente para inundar el mercado de ebooks con montones de emierda para sacar unas migajas de cada uno de ellos. Mientras que ellos se lucran, también consiguen que sea aún más difícil encontrar tu manuscrito en la marea interminable de chapapote literario que hay en el universo kindle. Es por esto que la autopublicación va siempre unida (por desgracia para muchos escritores) con la autopromoción. Más sobre este punto en mi próximo artículo. No te lo pierdas.

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Hola, me gustó mucho tu síntesis sobre las dificultades con que un escritor que recién comienza se encuentra. No sabía nada de vos y ahora que te encuentro, comenzaré a leerte.
    Gracias, soy María Julia, un gusto.

  2. Muchas gracias por tu comentario María Julia. Espero que disfrutes los artículos.
    Un saludo

  3. Hola, aunque no estoy de acuerdo con todo lo que planteas , me llamó la atención esto último. Aquí hay una gran verdad : «Este es el método que usan los buitres que mencionaba anteriormente para inundar el mercado de ebooks con montones de mierda para sacar unas migajas de cada uno de ellos. Mientras que ellos se lucran, también consiguen que sea aún más difícil encontrar tu manuscrito en la marea interminable de chapopote literario que hay en el universo kindle».

    1. Hola, sería interesante saber en qué no estás de acuerdo para que pueda mejorar el artículo.
      A mí también me llamó la atención lo que comento sobre la gente que hace este tipo de prácticas, es realmente patético.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Saludos

Deja un comentario

Cerrar menú