¿Bloguear o no bloguear? Esa es la cuestión.

¿Bloguear o no bloguear? Esa es la cuestión.

¿Te has preguntado alguna vez por qué deberías bloguear?. ¿Tienes algo realmente interesante que contarle al mundo?. ¿Crees que alguien te va a prestar atención en la super congestionada marea digital de los blogs?.

Desde mi punto de vista, yo escribo porque soy escritor, y artista multitarea (sí, aunque no te lo creas los hombres podemos hacer más de una cosa a la vez, no se si bien, pero podemos). Por ello siento la necesidad de compartir con el mundo exterior la enorme cantidad de conocimientos que encierro en mi interior. ¿Y qué mejor manera que escribiendo un blog (AKA, Bloguear) pensarás tú?.

Pero para centrarme un poco, el blog, desde el punto de vista del escritor tradicional (ese que escribe y quiere ver sus libros publicados algún día), es un elemento más en la cadena de autopromoción que debes realizar para darte a conocer.

Hace muchos años, tú escribías un libro y lo lanzabas a la jauría del mundo editorial para ver si alguien estaba interesado. Si no era así, tu manuscrito pasaba a reposar en una estantería de tu despacho en los brazos de Morfeo acumulando polvo por los siglos de los siglos.

De hecho casi te puedo asegurar que escribir el libro es la parte más fácil del proceso de creación y difusión de una obra, siendo la palabra clave la difusión (o normalmente la falta de ella).

Tus opciones.

S–  Si tienes mucha Suerte (o llámese talento), alguna editorial te pagará una miseria por tu libro y luego lo gestionará a su antojo, ya que estarás tan extasiado con que te lo publiquen que te olvidarás de leer la letra pequeña en el contrato. Pero lo más común es que ni lo miren, y que esa ansiada carta con una respuesta a tus plegarias nunca llegue. Es cierto que hoy en día todo cristo es escritor y las editoriales están desbordadas, pero eso es una una vil excusa cuando estamos hablando de tu maravilloso volumen.

P– También puedes Pagarle (si te sobra el dinero) a alguna de estas empresas que te prometen  el oro y el moro por un pequeño estipendio. Ellas te publicarán el libro (el número de ejemplares dependerá de lo que pagues, así como el trato a recibir, no olvidemos que ¨poderoso caballero es don dinero¨), lo distribuirán y se tomarán todas las molestias para que tu obra llegue al gran público. Lo último debe leerse en modo irónico pero no encuentro una tecla que me lo accione en el portátil.

La gran ventaja de este método, es que ya no tendrás que salir a comprar un regalo para nadie que conozcas hasta el fin de tus días, ya que tu casa pasará a ser una zona de almacenaje de numerosas cajas de cartón conteniendo tu obra. Si se te ha encendido la bombilla ya habrás hecho la conexión entre cientos de libros sin vender y familia, amigos y conocidos. Sobran las palabras.

boxes-business-cases

A– Y ahora viene la opción que en mi caso es la más interesante, al menos para un pobre desconocido en el salvaje mundo de las letras. La Autopublicación, usease, tú te lo guisas y tú te lo comes. Quizás no suena muy bohemio y romántico como términos asociados a los escritores muchas veces, pero es la única vía para ver a la niña de tus ojos en una librería, aunque es este caso sea digital.

Si te decantas por este método el camino va a ser largo y duro, no te voy a mentir,ya que es el escritor el encargado de realizar todas las sucias tareas que antaño realizaba la editorial (bueno, y que siguen realizando pero no para ti, porque han pasado olímpicamente de tu trabajo, ellos se lo pierden). Tendrás que ocuparte de la promoción y marketing de tu libro. Darlo de alta en Amazon KDP (más sobre esto en próximos post). Y un sin fin de cosas más. Todo esto solo hay dos maneras de hacerlo, o pagas a alguien para que te lo haga, o lo hacer tú.

De todas formas, no tires todavía la toalla. En esta serie de artículos intentaré aclararte lo que debes hacer para publicar tu libro en Amazon y no perder el poco juicio que te queda por el camino.

Deja un comentario

Cerrar menú